Al estallar la Guerra del Pacífico, la Cruz Roja Internacional se encontraba en proceso de organización, aunque sus postulados y el Convenio de Ginebra de 1864 ya habían sido difundidos y éste último había sido suscrito por decenas de naciones. Bertha Durán de Montes7 señala que por iniciativa del Dr.Tomás Frías, Ministro Plenipotenciario en España, Bolivia se adhirió a la Cruz Roja el 16 de octubre de 1879, durante el gobierno de Hilarión Daza. En la descripción de Celaries, dos mujeres se destacan por su coraje, humanitarismo y valentía a la hora de atender a los heridos: Ignacia Zeballos y Vicenta Paredes Mier. La primera era cruceña y era llamada “la madre de los soldados”; ha sido considerada como la iniciadora de la Cruz Roja Boliviana.