El 17 de febrero de ese año, una comisión integrada por Dunant, Gustave Moynier, el general Dufour y los médicos Louis Appia y Theodore Maunoir, se reunió para analizar esta proposición. De las conclusiones de este comité, denominado el Comité de los Cinco, surgió el concepto de neutralidad que deben tener los servicios sanitarios y de socorro pues, sólo así, éstos podrían actuar eficazmente y ser protegidos en los combates. Para ello, se sostuvo que debían diferenciarse de los civiles mediante un signo distintivo.